Cuento para pensar «Los mil espejos»

Escrito por admin. Posteado en Cuentos, Noticias

El otro día leí un pequeño relato que me gustó mucho. Es de esos que te hacen reflexionar y pensar. De los que a mi me encantan. Os lo dejo por aquí por si alguno quiere leerlo y disfrutar tanto como lo hice yo.

Cuento de los mil espejos

Los mil espejos

Se dice que hace tiempo, en un pequeño y lejano pueblo, había una casa abandonada.

Un día, buscando refugiarse del sol, un perrito logró meterse por un agujero de una de las puertas de dicha casa. El perrito subió lentamente las viejas escaleras de madera y, al terminar de subirlas, se topó con una puerta semiabierta; lentamente se adentró en el cuarto. Para su sorpresa, se dio cuanta de que dentro de ese cuarto había mil perritos más, observándolo tan fijamente como él los observaba a ellos.

El perrito comenzó a mover la cola y a levantar sus orejas poco a poco. Los mil perritos hicieron lo mismo. Luego sonrió y le ladró alegremente a uno de ellos. El perrito se quedó sorprendido al ver que los mil perritos también le sonreían y ladraban alegremente con él. Cuando el perrito salió del cuarto, se quedó pensando para sí: “¡Qué lugar tan agradable! ¡Voy a venir muchas veces a visitarlo”.

Tiempo después, otro perrito callejero entró en el mismo lugar, pero, a diferencia del primero, al ver a los otros mil perritos, se sintió amenazado, ya que creía que lo miraban de manera agresiva. Luego empezó a gruñir y, naturalmente, vio cómo los mil perritos le gruñían a él.

Comenzó a ladrarles ferozmente y los otros mil perritos le ladraron también. Cuando este perrito salió de allí pensó: “Qué lugar tan horrible es éste!” “Nunca más volveré a entrar aquí!”

En la portada de aquella casa había un viejo letrero que decía: “la casa de los mil espejos”.

Autor: José Carlos Bermejo

Espero que os haya gustado. Os dejo mi reflexión por si estáis interesados, pero antes de leerla me gustaría que crearais la vuestra y si queréis compartirla conmigo a través de los comentarios por mí fantástico.

Reflexión del cuento los mil espejos

Mi reflexión

Aunque en el cuento hay espejos que rodean la casa y el perrito se ve reflejado así mismo. En realidad, a veces, nuestra actitud ante la vida hace que se cumplan nuestros temores. Por ejemplo, si voy a una entrevista de trabajo pensando que no estoy cualificada para el puesto, probablemente, cuando esté frente al entrevistador me ponga excesivamente nerviosa y le transmita esa misma idea y, finalmente, se cumpla mi profecía.

Otro, por ejemplo, podría ser si quedo con alguien muy atractivo y voy pensando que no le gustaré, que es demasiado para mí, probablemente, cuando esté junto a él me sienta cohibida. No sabré qué decir porque en lugar de disfrutar de la experiencia estaré pensando “¿Qué pensará de mí?”. Con esta preocupación absurda lo único que conseguiré será que no me conozca realmente. Lo que conocerá será una parte de mí, mis miedos. De este modo, de nuevo, casi seguro, se cumpla la profecía y le resulte poco interesante. Podría poner muchos más ejemplos como estos.

Quizás penséis, “bueno y si me pasa eso ¿qué tengo que hacer?” Primero, tienes que identificar qué te pasa, es decir, hay que identificar al enemigo. Después, tienes que reflexionar acerca de si pensando así obtienes ventajas. Si llegas a la conclusión de que no o que las pocas ventajas que recibes las puedes conseguir de otra manera, entonces, empieza a mentalizarte con que, aunque el pensamiento automático sea “no le voy a gustar”, tienes que cuestionar si tienes evidencias para creer esto o son solo preocupaciones infundadas. Si lo cuestionas y descubres que nada respalda tus creencias y que son simples miedos, es el momento de generar un pensamiento
alternativo que te puedas creer. Si no se te ocurre ningún pensamiento alternativo puedes preguntarte, “¿qué me diría mi amigo si compartiera con él mi preocupación?” o “¿qué le diría yo a él si fuera su preocupación?”.

Si coges el hábito de cuestionar tus pensamientos enemigos, aquellos que te frenan en la vida, y aprendes a sustituirlos por otros más realistas y positivos cambiará tu pensamiento automático.

Sé que esto suena muy bien, pero que no es tan fácil, y así es, pero esto no quiere decir que sea imposible. Lo único que pasa es que tienes que esforzarte para conseguir cambiar tu manera de pensar. ¿Y no crees que podría merecer la pena? ¿Cuántas cosas te han resultado difíciles y, luego, cuando las has conseguido has pensando que ha merecido la pena el esfuerzo?. Te aseguro que con esto te pasará igual. Se perseverante, paciente y no pierdas la esperanza, verás como lo consigues.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario